¿TINTO O BLANCO?

¡Qué importante es acompañar con un buen vino! Eso se exclama en las reuniones entre amigos y familiares. Pero, ¿qué acompañamos con el vino? Aquí os aconsejo una serie de tapas españolas para vuestros próximos compromisos.

Aperitivos españoles para maridar con vino

Pan con tomate: se le atribuye a Cataluña, pero el pan con tomate es un canapé que se extiende en toda España. Acompáñalo con un vino tinto.

Jamón: el de Extremadura y Huelva son los más conocidos. Pero el jamón es consumido en todo el país español. Puedes juntarlo con pan tostado y un poquito de aceite. Tómatelo con una buena copa de tinto.

Mejor producción propia

Mejillones: una maravilla de la cocina gallega. Los puedes preparar al vapor o con una salsa verde. Perfecto con un vino rosado o blanco.

Cecina: es un tipo de carne muy similar al jamón. Un plato imprescindible de Castilla y León. Más gustoso con una copa de vino rosado.

Queso: una tapa de queso es muy característico en Asturias. Pueden ser más fuertes o suaves. Lo que más se adecue a tu gusto. Hay una gran variedad de quesos, por lo tanto, se pueden acompañar con diversos vinos desde un tinto a uno blanco.

Anchoas: aperitivo clásico de Cantabria, perfecto con un buen albariño.

Patatas bravas: las patatas se combinan con una salsa picante. Cada uno tiene su propia receta, pero la mayoría contienen alioli y tabasco. Mézclala con una bebida amarga, que contrarreste el picor.

Sabroso al paladar

Sobrasada: unos canapés de sobrasada con miel, típicos de las Islas Baleares. Neutraliza el sabor dulce de la miel con un vino tinto.

Pimientos de padrón: de estos se considera que unos pican y otros no. Por si tienes la suerte de que te lleves a la boca uno picante, vino rosado o blanco para resistir la sensación.

Tortilla de patata: es la estrella española. Y, por eso, combina con todos los vinos: blanco, rosado, tinto. El que prefieras.

 

Ir arriba